La Granja

Microgranja de espirulina en las montañas de Alicante

CALIDAD  |  SOSTENIBILIDAD  |  CERCANÍA

 

¿Qué es una microgranja?

Una microgranja es un agro-sistema de pequeño tamaño que funciona con el mínimo de energías fósiles pero que además integra varias actividades y cultivos, haciendo que se beneficien unos de otros y creando diversidad. Se practica la agricultura agroecológica y la distribución es de circuito corto (es decir directamente al consumidor o con un solo intermediario).

Es todo lo contrario al sistema agroindustrial o a las macrogranjas, donde se producen grandes cantidades de producto pero esquilmando los recursos y ofreciendo, por lo general, una calidad industrial (muy baja).

Aitana Espirulina tiene el tamaño justo para poder mantener la calidad artesana sin explotar los recursos. Por eso no supera los 400m2, tienen una producción mucho más pequeña que los sistemas agroindustriales pero de mucha más calidad y que puede gestionarse a nivel familiar. Además, al ser tan manejable, es muy fácil controlar los parámetros de cultivo y evitar desperdiciar o malgastar recursos. Pero también es más fácil compatibilizar la labor de espirulinera con otras actividades, como el turismo rural, la cosmética, otros cultivos… y así poder tener una vida feliz 🙂

Espirulina y olivar ecológico

Enclavada en un entorno de montaña, dentro de un olivar con certificado ecológico, ciclamos todos los procesos para recuperar los nutrientes de nuestra espiru y utilizarlos para mejorar los suelos por medio de biofertilizantes.

Y esque aquí también crecen olivos felices y sacamos un aceite bien rico, lleno de cariño a la Tierra, y de polifenoles ¡por supuesto!

Además recibimos visitas, talleres y próximamente cursos relacionados con la agricultura regenerativa y la permacultura. Plantamos especies autóctonas para proteger el invernadero del viento y utilizamos agua de lluvia de la Sierra de Aitana para no dañar más los acuíferos. Se respeta y fomenta la fauna autóctona y no se utiliza ningún tipo de agroquímico. Envenenar la Tierra no está en nuestra agenda…

El objetivo de la microgranja es crear comunidad, desarrollo rural y riqueza en nuestro entorno. Pero sobre todo, ofrecer la máxima calidad en todos nuestros productos y utilizar cadenas cortas de distribución, es decir, evitar los intermediarios lo máximo posible.

Entre flores y olivos crece la espirulina

Nos encanta enseñaros cómo se cultiva, se cosecha y se envasa nuestra espirulina, porque hace mucha falta saber de dónde vienen nuestros alhartoss, ponerle cara a lo que comemos. Cuando comprendemos como se hacen las cosas, les damos el valor que tienen… ya es otra energía, es puro amor artesano.

Pero lo que perdemos en cantidad lo ganamos en calidad, y eso ¡lo notáis! por eso es habitual que nos quedemos sin stock de vez en cuando, pero es por la calidad y no por la cantidad por lo que repetís ❤️ y eso recarga las pilas para seguir trabajando muy duro para tener la mejor espirulina artesanal.

El objetivo es, nada más y nada menos, Re-Evolucionar el sistema agroalimentario. Por el planeta, por nuestra salud y porque seguir el camino trazado ya no es una opción.

Microgranja de Aitana Espirulina
Montando el esqueleto de la ballena
Descubriendo el cultivo de espirulina

El valle mágico de Guadalest

Estoy segura de que la armonía se contagia y que, de alguna forma, se impregna en las nubes, en la lluvia… Y que un alimento cultivado en un lugar hermoso y lleno de vida transporta esa energía.

El Valle de Guadalest está enclavado en la Sierra de Aitana, un lugar mágico de las montañas de Alicante. Gozamos de unas temperaturas más frías que la costa (la granja está a 530m de altitud) pero también de un aire muy puro y unas precipitaciones más abundantes.

La roca caliza moldea las colinas y llena de recovecos el paisaje.  Un lugar que conquistó a Íberos y Fenicios y a muchas otras culturas antes que ellos (las innumerables cuevas kársticas fueron refugio ancestral y las pinturas rupestres dan testimonio de ello). Aunque nos azota el viento de tramontana, tenemos unas vistas que quitan el hipo. Los arruis (cabras montesas), las águilas y los jabalís también parecen muy contentos de compartir este espacio verde a 20 escasos minutos del mar Mediterráneo.

Desde la granja se ve el mar, para no olvidar de donde venimos y a dónde vamos…

Cumbre de Aitana 1.558 msm
Valle de Guadalest
Y al fondo, el Mediterráneo
20211107_140324
La roca caliza esculpe formas imposibles
El invernadero entre flores y olivos

“La Re-Evolución verdeazul desafía el modelo agroalimentario verdeazul. Porque es posible cuidar nuestra alimentación a la vez que cuidamos nuestro planeta”

Una apuesta de futuro

El modelo agroindustrial actual nos ha ocasionado muchos problemas; que se pueden agrupar en tres grandes bloques:

  • El alimento: aunque no lo parezca, la malnutrición y las carencias nutricionales están aumentando. Los alimentos ya no son sanos (ultraprocesados, industriales, pesticidas…) y como consecuencia está aumentando la obesidad, la hipertensión y muchos problemas metabólicos y alergias.
  • El cambio climático y la contaminación: Ya no hay lugar a dudas de que la actividad humana es la principal causante del desmesurado aumento del CO2 y la contaminación de los ecosistemas. La ganaderia intensiva, la agroindustria y el transporte son los principales responsables. La cadena alimentaria aporta una huella de carbono enorme y nuestros alimentos están costando la salud al planeta.
  • Crisis socioeconómica: Las grandes empresas y las multinacionales se llevan el peso de la producción de alimento. Imposible competir con sus precios, estamos perdiendo paulatinamente nuestra agricultura, nuestra tierra y abandonando el medio rural. Además dependemos de distribuidoras que no generan riqueza alrededor, solo la quitan.
 

Aitana Espirulina es una microgranja que produce y ofrece:

  • El mejor alimento conocido – con un 65-70% de proteína completa, todas las vitaminas (menos la VitC), hierro altamente asimilable, minerales como el zinc, magnesio o selenio, enzimas y potentes antioxidantes como la ficocianina. Además está nada o mínimamente procesada, por lo que preserva todas sus propiedades y no lleva aditivos ni conservantes.
  • Con el cultivo más sostenible – la granja se basa en arquitectura efímera (se puede desmontar todo sin dejar rastro), ultiliza energía de origen renovable y agua de lluvia. Además no contamina el suelo no las aguas y la espirulina fija el doble de CO2 que las plantas.
  • Mientras promueve el desarrollo rural y el comercio local y de circuito corto – este tipo de cultivo es totalmente nuevo en la provincia y muy muy raro en el resto de España. Por lo que se diversifica la actividad agrícola y comienza a surgir una nueva profesión. Además hacemos productos con otros productores y artesanos del valle.
 

Esto es solo el comienzo. El futuro es verde esmeralda y hay microgranjas sostenibles por todo el planeta.

¿Quieres que soñemos junt@s? 😊

Y esto es solo el comienzo… Las microgranjas se pueden replicar hasta el infinito, creando riqueza y desarrollo rural de forma sostenible.

El futuro es verde esmeralda

¿Quieres que soñemos junt@s? 😊

Esta web utiliza cookies sin gluten y sin azúcar, para asegurarnos de que tengas una experiencia web saludable. Si te quedas, entiendo que te parece bien. Si antes de aceptarlas quieres saber sus ingredientes, echa un vistazo a nuestra  política de cookies.    Política de cookies
Privacidad