Esta es nuestra receta estrella, sin duda. O por lo menos la más famosa en las redes sociales… Con esta receta vas a triunfar en todos los eventos.

Un postre fácil de hacer, que no necesita horno, que está riquísimo y además sabe posar en las fotos 😉  La mejor manera de terminar una comida familiar, un cumpleaños o incluso una barbacoa. Saludables y nutritivas… no se puede pedir más!

Bueno no se hable más, ahí va la receta, con un montón de consejos para que quede de lujo:

Tiempo:

30 min

Ingredientes:

Espirulina en hebras

Queso de untar (también se puede usar queso vegano cremoso)

Mermelada de la que más te guste (un toque ácido le va de maravilla, así que la frambuesa o naranja triunfan)

Galletas tipo Speculoos o tartaletas ya hechas

Azúcar

Mantequilla

Decoración

Esta vez no pongo cantidades porque se puede hacer del tamaño que se quiera y las proporciones son libres, así que deja volar tu paladar…

Preparación:

1 Tritura las galletas y mézclalas con una cucharada de mantequilla para ligarlo todo y hacer la base. Luego pon la mezcla en la base de un molde y mételo en la nevera mientras terminamos de hacer el resto de cosas. Si tienes tartaletas de galleta ya hechas, mucho más fácil y rápido, pero de la otra forma queda aún más rico.

2 Mezcla azúcar con el queso de untar en un bol hasta que consigas el dulzor que quieres. A mi no me gusta demasiado dulce por eso prefiero no poner cantidades, pero una cucharada sopera para media tarrina de queso suele ser suficiente.

3 Tritura en la palma de la mano una media cucharadita de postre de espirulina en hebras y mézclala bien con  la mezcla de queso y azúcar.

-> Espiruconsejo: si tienes tiempo, haz esta mezcla la noche de antes y déjala en la nevera tapada. Verás como al día siguiente el queso se ha quedado azul cian y cuando lo mezcles te quedará el color azul pitufo que ves en la foto. Si lo haces el mismo día, quedará un color verde claro, muy bonito también. Pero para sorprender a todos, recomiendo dejarlo reposar al menos 6 horas para que la espiru suelte su pigmento ficocianina.

4 Saca la base de galletas y pon una cucharadita de mermelada encima de la galleta. Ayúdate con otra cuchara para que quede la capa bien colocada.

5 Con una manga pastelera ve rellenando las tartaletas de la forma que más te guste. Yo no tengo manga pastelera así que utilizo una bolsa para congelados (usa siempre plásticos hechos para alimentación), la relleno y luego le hago un cortecito en la esquina.

6 Decora las tartaletas como más te guste. Puedes ponerle algunas hebras de espiru por encima o moras frescas. Yo suelo tener frutos secos congelados para batidos en el congelador. Quedan preciosos por el contraste de color!

VARIANTE:

En vez de base de galleta, puedes hacer también una base de chocolate o bizcocho…

 

Con base de chocolate o galleta
Así queda el queso cuando sale de pasar la noche en la nevera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Síguenos en redes sociales y comparte tus espiru-recetas 🙂

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *